Vicente Aranda en diez claves

Casi nadie duda de la huella dejada por el cineasta catalán en el cine español (unos dirán que para bien y otros para mal). Casi medio siglo dirigiendo y mostrando al espectador las debilidades y los pecados que pocos reconocen cometer. Un director de carrera irregular con unas constantes que aquí resumimos para entender mejor el cine de Vicente Aranda.

 

 

1. ESCUELA DE BARCELONA

En los años sesenta y como respuesta a un cine sumiso y conformista nace en Barcelona un movimiento con vocación rupturista. Aranda junto a otros cineastas como Gonzalo Suárez y Joaquím Jordá se comprometen a realizar un nuevo tipo de cine al amparo de una serie de dogmas que ellos mismos establecen. La contratación de actores no profesionales, la autofinanciación y el carácter experimental de las obras son algunas de las bases sobre las que se asienta el primer cine de Aranda. A esta época pertenecen Las Crueles (1969) y Fata Morgana (1965), adaptación de una historia fantástica de Gonzalo Suárez con Teresa Gimpera como musa absoluta.

 

 

2. LA EXPERIMENTACIÓN

Su periodo como integrante de la Escuela de Barcelona marcó durante mucho tiempo una forma personal de hacer cine. El estilo Aranda se fue asentando a través de los años y toca temas que lo distancian de la mayoría de cineastas coetáneos.  La novia ensangrentada (de la que Tarantino se declara admirador) y Clara es el precio (con Amparo Muñoz) comienzan a tocar temas candentes y poco tratados para la época como son el vampirismo, el sexo o el lesbianismo.

 

Noviaensangrentada

 

3. EROTISMO Y PROVOCACIÓN

Si hay una palabra que puede definir gran parte del cine de Aranda esa es erotismo. En todas sus formas y con todas sus consecuencias. Nunca tuvo Vicente Aranda tapujos para mostrar escenas explícitamente sexuales, ni tampoco para tratar temas incómodos que llevaban muchas veces al espectador a territorios más allá de lo que quisieran. La muchacha de las bragas de oro, Amantes, El amante bilingüe o La pasión turca convirtieron a Aranda en adalid del sexo cinematográfico.

 

Bragasdeoro

 

4. UNA MIRADA DIFERENTE

Fue precisamente esa manera de explorar en el sexo de sus personajes lo que fue definiendo la personalidad de Vicente Aranda. Un perfil un poco simplista, dado la variedad de temas tratados en sus films, y que lo emparentaba de alguna forma con el también fetichista Bigas Luna. Quizás el haber creado algunas de las escenas de sexo más icónicas del cine español fomentaron la construcción de una identidad alejada de muchos de sus compañeros de generación.

 

Amantes1

 

5. LAS MUJERES DE ARANDA

Si hablamos de Aranda es inevitable no situarle como un gran director de actrices. Aunque fuera Almodóvar el que se llevara la fama de "director de mujeres", Vicente Aranda ha demostrado su fijación por los grandes personajes femeninos, siendo los protagonistas de gran parte de su filmografía. Fue en su última etapa cuando más evidente se hizo este hecho haciendo de los roles femeninos los motores de sus películas. Carmen, Juana la loca y Libertarias dan fe de ello.

 

Libertarias

 

6. UN DIRECTOR CONFLICTIVO

Si en el anterior punto lo emparentábamos con Almodóvar en su fijación por las mujeres, podemos afirmar que también tiene en común con el director manchego su difícil relación con algunas actrices. Sonados fueron sus desencuentros con Victoria Abril, Ana Belén o más recientemente con Pilar López de Ayala y Paz Vega. El director recibió las quejas públicas de muchas actrices y él mismo corroboró ese mal carácter haciendo declaraciones públicas muy poco elegantes hacia alguna de ellas. 

 

Carmen

 

7. JUAN MARSÉ: AMOR ODIO

Vicente Aranda recurrió en varias ocasiones al novelista Juan Marsé para llevar a la pantalla algunos de sus textos. La muchacha de las bragas de oro, Si te dicen que caí o la más reciente Canciones de amor en Lolita's Club son algunas de las adaptaciones que hizo el director catalán de Marsé. Aranda nunca fue dado a morderse la lengua y cuando el escritor declaró que ni él ni Trueba estaban a la altura de sus novelas, no tuvo reparos en decir que adaptaba sus novelas para mejorarlas y que precisamente él tampoco era Balzac.

 

Sitedicenquecai

 

8. CINE HISTÓRICO

Aranda tuvo tiempo para llevar a la pantalla con distintos resultados algunas historias alejadas en el tiempo, dejando en ellas su toque personal. Carmen, que adaptaba la obra de Merimeé, o Juana la loca fueron sin duda las más rentables y conocidas del director. Tirante el Blanco reunía en 2006 a un elenco internacional cosechando críticas muy dispares y unos beneficios más bien discretos.

 

Juanalaloca

 

9. RECONOCIMIENTOS

Una carrera demasiado irregular y personal alejaron a Vicente Aranda de los grandes premios. Tan solo Amantes consiguió que se llevará los Goyas de dirección y película, y el Oso de plata para una espléndida Victoria Abril. Un director difícil que no terminaba de cuajar entre los grandes del cine español a pesar de ser el responsable de un puñado de grandes películas.

 

Amantes

 

10. EL OCASO

El director catalán rodó su última película en 2009, en un último esfuerzo por recuperar un prestigio que ya no se reconocía en sus últimos trabajos. Canciones de amor y Luna Caliente fueron sus últimas obras, que aún manteniendo las constantes de su cine no estaban a la altura de un director que rompió moldes y siempre huyó de la comodidad. 

 

Lunacaliente

 

Texto: Fran Martiañez

Vicente Aranda en diez claves Publicado en CINE Visto 2143 veces •